Qué es la chatarra o basura electrónica y qué hacer con ella

 ¿Sabes que según las últimas estimaciones en 2030 generaremos 74,7 millones de toneladas de basura electrónica a nivel mundial? De hecho, en 2019 ya generamos 53,6 millones de toneladas de residuos electrónicos, según el «Global E-Waste Monitor 2020» de Naciones Unidas. Creemos que es el momento de dejar claro qué es la chatarra tecnológica y cómo ocuparnos de ella para proteger el medio ambiente:

¿Qué es la chatarra o basura electrónica?

Chatarra tecnológica, basura electrónica o residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Todas estas expresiones significan lo mismo. Engloban a dichos aparatos tecnológicos, incluidos los componentes, subconjuntos y consumibles que forman parte del producto cuando se desecha, de acuerdo con el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero.

Categorías RAAE o ejemplos de basura tecnológica

Según el Real Decreto antes mencionado, existen 7 categorías de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE):

1.       Aparatos de intercambio de temperatura, como los aires acondicionados, los frigoríficos o congeladores.

2.       Monitores, pantallas y aparatos con pantallas de superficie superior a los 100 cm2. Podría incluirse televisores, portátiles y marcos digitales para fotos con tecnología LCD, entre otros muchos

3.       Lámparas, como las LED y fluorescentes.

4.       Grandes aparatos (con una dimensión exterior superior a 50 cm). Aquí encontraríamos a las lavadoras, secadoras, lavavajillas, cámaras, hornos eléctricos…

5.       Pequeños aparatos (sin ninguna dimensión exterior superior a 50 cm). Aspiradoras, instrumentos musicales, tostadoras, básculas, cámaras, maquinilla de afeitar, etc.

6.       Equipos de informática y telecomunicaciones pequeños (sin ninguna dimensión exterior superior a los 50 cm). Teléfonos móviles, GPS, calculadoras de bolsillo e impresoras serían algunos ejemplos.

7.       Paneles fotovoltaicos grandes (con una dimensión exterior superior a 50 cm).

chatarra-electronica-basura-que-es-global-paris3

¿Por qué es importante gestionar y tratar correctamente los RAEE?

En su mayoría, la basura electrónica contiene sustancias, aceites y gases peligrosos como el plomo, el mercurio, los hidrocarburos o el amoniaco que pueden afectar al medio ambiente. Como consecuencia: el cambio climático sufre un nuevo empuje. Por si fuera poco, también la salud humana sufre al existir niños y adultos expuestos a humos y partículas tóxicas. Incluso, podrían ingerir alimentos y agua contaminada. Ante esto, ¿cómo quedarnos de brazos cruzados?

¿Qué podemos hacer con la chatarra tecnológica?

Indicamos 3 caminos que puedes recorrer para ocuparte de los RAEE:

1.       Tirarlo sin más. Este es el único camino que nunca deberías transitar. Si te preocupa la salud del planeta y la de ti mismo está prohibido el paso.

2.       Practica el consumo responsable. Hazte esta pregunta: ¿Seguro que no puedes reutilizar ese aparato tecnológico? Algunos funcionan y los desechamos porque queremos estar a la última en tecnología, ¿cierto? Pero, quizás, aún sea útil para alguien que no cuenta con ese dispositivo o te sirva para una segunda residencia, por ejemplo. Si está averiado, ¿por qué no intentas repararlo? Consulta con el servicio de mantenimiento antes de decidir. Si obtienes un ´no por respuesta continúa al siguiente punto.

3.       Recicla y olvídate de los mitos. Mediante el reciclaje estaremos ahorrando materias primas, energía, agua y reduciendo los gases de efecto invernadero. Para ello, existen varias alternativas:

  • Acercarte a la tienda donde vayas a comprar un aparato nuevo y dejarlo allí. Ellos se encargarán de gestionarlo.
  • Si no vas a comprar otro, deposítalo en un punto limpio.

El siguiente destino de estos residuos será una planta de reciclaje autorizada como la nuestra, eRecycling. En estos centros sometemos a esta basura electrónica a varios procesos:

  • Descontaminación.
  • Despiece.
  • Clasificación de materiales.
  • Trituración.

En nuestra planta de tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos podemos recuperar unos 1.500 kilogramos de pequeños aparatos eléctricos y 20 frigoríficos cada hora. ¿Te das cuenta qué fácil es apostar por la economía circular y el consumo sostenible? Además, ofrecemos un servicio integral y también nos encargamos de la gestión documental y del transporte.

Cuidar del planeta y del medio ambiente es compromiso de nuestra empresa, ¿te unes a él?

10 consejos para cuidar el medio ambiente desde casa

¿Sabes que puedes cuidar el medio ambiente sin salir de casa? Únete a nuestro compromiso de proteger el mundo en el que vivimos con estos 10 consejos:

  1. Luces fuera. En la Región de Murcia tenemos unas 3.000 horas de sol al año. ¿No crees que sería una pena no aprovecharlas? ¡Apaga las luces para luchar contra el cambio climático!
  2. ¿A dónde van esos líquidos que arrojas por el desagüe? Algunos como el aceite o la pintura son productos que pueden llegar a contaminar el agua. Así que, busca un punto limpio y, ¡recíclalos!
  3. Desconecta los aparatos eléctricos para “conectar” con el planeta. A pesar de no estar encendidos, la televisión, la cafetera o las lámparas, por ejemplo, realizan un consumo de energía “silencioso”. Desenchúfalos y notarás también la diferencia en tu bolsillo.
  4. Recicla. Si queremos avanzar hacia un modelo sostenible y respetuoso con el mundo no nos valen excusas. Pásate por nuestro artículo para desterrar 10 mitos sobre el reciclaje (url blog) y deja de justificarte.
  5. Un día de lluvia es una oportunidad para quedarte en casa y cuidar del medio ambiente, ¿cómo? Dejando recipientes para recoger esa lluvia con la que después regarás las plantas. 
  6. ¿Y si usamos la tecnología a nuestro favor? Descárgate apps que te ayuden a estar más concienciado del cambio climático, sus causas, consecuencias y soluciones (url blog). Así, dejarás de sentir este problema como algo ajeno. 
  7. Antes de tirar algo, pregúntate: ¿lo puedo reparar, renovar o reutilizar? Probablemente la respuesta sea “sí”. Por ejemplo, cuando se rompa un electrodoméstico intenta arreglarlo antes de comprar uno nuevo, sustituye las servilletas de papel por unas de tela o convierte una lata de refresco en un lapicero. Así, sin darte cuenta, estarás aplicando algunos principios de la economía circular en casa.
  8. ¿Cómo lavas tu ropa? ¡Dale un respiro a la capa de ozono! Elige suavizantes ecológicos y detergentes con ingredientes naturales. La mayoría hoy en día contienen productos químicos derivados del petróleo, así que te tocará fijarte bien en la etiqueta. 
  9. Enseña a los más pequeños. Si tus hijos aprenden desde niños a cuidar de la naturaleza, cuando crezcan, palabras como “reciclar” o “ahorrar energía” serán parte de su día a día. Para motivarlos y que colaboren en casa inventa juegos. Por ejemplo, “el vigilante del reciclaje” deberá comprobar que la separación de vidrio, papel y plástico es correcta en casa. 
  10. Optimiza el consumo de agua. Este es otro de nuestros recursos limitados y escaso. Un dato para que te hagas una idea de cómo lo puedes malgastar: cuando dejas el grifo abierto durante 5 segundos perdemos 1 litro de agua. Son datos de la Fundación Aquae que, al igual que nuestra compañía, lucha por proteger el medio ambiente. Para reducir este gasto sustituye los baños por duchas más cortas de 5-10 minutos, cierra el grifo del lavabo cuando no lo uses y elige inodoros de bajo consumo. 

Queremos saber qué otros consejos conoces para cuidar el medio ambiente en casa, ¿y si nos los cuentas en comentarios?