que-aparatos-electricos-y-electronicos-contaminan-mas-global-paris

Qué aparatos eléctricos o electrónicos contaminan más

En nuestra planta de reciclaje de residuos eRecycling tenemos muy claro qué aparatos eléctricos y electrónicos (RAEES) contaminan más si no se reciclan. De hecho, entre ese tipo de desechos y los procedentes de Vehículos Fuera de Uso (VFU) y los materiales metalúrgicos, tratamos unas 61.000 toneladas de residuos al año. Así, estamos evitando la contaminación que producirían en el aire, el suelo y el agua y que terminaría afectando a los seres humanos.  Por eso queremos que conozcas cuáles son los más perjudiciales para el planeta y qué podemos hacer para contrarrestar esos efectos negativos:

Cuáles son los aparatos eléctricos y electrónicos más peligrosos

El Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas (PNUMA) calcula que cada año generamos a nivel mundial 50 millones de toneladas de basura electrónica. Del total de esa chatarra, los aparatos que contienen metales pesados como el cadmio, el cromo, el plomo o el mercurio son los que pueden causar más problemas ambientales. También sumaríamos aquellos que incluyen sustancias tóxicas como gases de refrigeración. Algunos ejemplos de aparatos concretos son:

  • Televisiones de pantalla plana. El gas utilizado en su fabricación incrementa el calentamiento global, de acuerdo con la revista científica  New Scientist.
  • Los ordenadores, portátiles o de sobremesa. Sabemos que durante su vida útil contaminan porque emiten CO2, pero, además, si no los reciclamos correctamente, ese ciclo continúa. La guía Generation Awake de la Comisión Europea nos advierte de que esa basura tecnológica llega a otros continentes vecinos como África. Una vez allí, después de desmontarlos a mano, se queman y se liberan gases tóxicos. Estos a su vez, contaminan las aguas, el suelo e incluso alimentos. 
  • Lámparas, ya sean las bombillas fluorescentes compactas e incluso las de bajo consumo que contienen mercurio. Aunque su contenido es menor que en las incandescentes tradicionales, es muy importante que, una vez fundidas, las llevemos a un punto de recogida. Así podremos reciclar el mercurio de su interior y evitar su emisión a la atmósfera. 
  • Aparatos de refrigeración como los aires acondicionados, congeladores y frigoríficos. Estos dependen, entre otros, de los hidrofluorocarburos (HFC) como refrigerantes, considerados a su vez como gases de efecto invernadero. 

¿Qué podemos hacer con los RAEES al final de su vida útil?

El lado positivo de todo esto es que la mayoría de los aparatos electrónicos y eléctricos podemos recuperarlos. Existen dos vías principales:

  • Reutilización. Algunas de las partes podemos volver a usarlas: motores, imanes, cables…Todo depende de su estado de conservación. 
  • Reciclaje.  El hierro, el plástico, el aluminio, el cobre, el poliuretano y el vidrio son solo algunos de esos materiales a los que podemos darle una nueva vida. 

En todo caso, debemos asegurarnos de que esta basura electrónica acaba sus días en un centro autorizado. Allí, igual que ocurre en eRecycling, se realiza una descontaminación y deberán asegurarse de la recogida de los gases contaminantes sin emisiones al medio ambiente. 

¿Dispuesto a hacer frente al cambio climático? Esperamos que sí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *