10 ideas para reducir la huella de carbono

La huella de carbono es ese “rastro” que deja nuestro consumo sobre el planeta. Sería el resultado de sumar la cantidad de CO2 y de otros gases de efecto invernadero que emitimos a la atmósfera en cada una de nuestras acciones diarias y que tanto perjudican al medio ambiente. El lado positivo es que como empresas y ciudadanos podemos reducir el impacto de nuestra huella de carbono. Te enseñamos cómo:

5 formas para disminuir la huella de carbono como ciudadano

  1. Recicla. Empieza por desterrar 10 mitos sobre este tema y continúa por usar los contenedores de reciclaje y puntos limpios con responsabilidad. Además de eso, puedes sumarte al upcycling o reciclaje creativo.
  2. Cámbiate a las energías renovables. Por ejemplo, contrata una empresa comercializadora de electricidad cuyo origen sea renovable. O bien solicita que la calefacción de tu edificio apueste por este tipo de energías. 
  3. Elige la movilidad sostenible como ya te contamos. Es decir, elegir el transporte público (con medidas de seguridad), vivir sin coche o que éste sea eléctrico son algunas de las soluciones más eficaces para ahorrar emisiones de carbono.
  4. Cuida tu alimentación y cuidarás del planeta. Consume productos locales y de temporada. Además, toma mayor proporción de frutas y verduras (evita las envasadas, mejor a granel) en lugar de carnes.
  5. Conviértete en un consumidor sostenible. Aplica la economía circular siempre que puedas: reduce, reutiliza y recicla. 

5 pasos para reducir la huella de carbono como empresa

  1. Mide el nivel de emisiones contaminantes a la atmósfera. Es decir, recopila datos de los consumos y tradúcelos a las emisiones de CO2 equivalentes. De esta forma serás más consciente de cómo tu compañía daña el planeta y no dudarás en tomar medidas. 
  2. Implanta sistemas de gestión ambiental certificados por organismos reconocidos. Para hacerte una idea, en este sentido, en nuestra empresa cumplimos con la norma UNE-EN/ISO 14001:2015. Con ella conseguimos una actuación ambiental adecuada.
  3. Reduce la energía que empleas. Existen multitud de formas para conseguirlo: instalando iluminación LED, disminuyendo el uso de los ascensores, programando la desconexión de la electricidad fuera de la jornada laboral, etc. 
  4. Formación para empleados. Transmite el compromiso con el medioambiente de tu negocio a cada uno de los miembros de tu plantilla. Cuantos más seamos luchando contra el cambio climático los resultados serán más efectivos.
  5. La compensación. En caso de no poder evitar alguna de las acciones que mayores gases de efecto invernadero emiten, tenemos un plan B: realiza proyectos de compensación. Uno de ellos, por ejemplo, sería la reforestación de bosques en la que nosotros mismos tenemos experiencia.

¿Qué otras ideas para reducir la huella de carbono como empresa o ciudadanos se te ocurren? ¿Estás dispuesto a unirte a nuestro compromiso global con el planeta? ¡Cuéntanos lo que piensas en comentarios!

El transporte o movilidad sostenible en España tras el COVID-19

El COVID-19 ha puesto contra las cuerdas a numerosos aspectos de nuestra vida. En esta “nueva normalidad” ha cambiado, por ejemplo, la forma de saludarnos y hemos teletrabajado más que nunca. También, afortunadamente, nos hemos dado cuenta de que cuidando la salud del planeta cuidamos la nuestra. Por eso, hoy nos preguntamos cuál es el presente y futuro de la movilidad o transporte sostenible en España tras el coronavirus. ¿Existen aún modelos eficientes, respetuosos con el medio ambiente y seguros? Analizamos a continuación cómo podemos seguir apostando por esta forma sostenible de desplazarnos, pero sin riesgos:

El transporte público tras el COVID-19

¿Podemos usar el transporte público? ¿Es seguro?

Sí, pero extremando las precauciones. Evita las horas punta, respeta los límites de aforo, usa siempre mascarilla e intenta, cuando sea posible, mantener la distancia social. De todos modos, hay que tener en cuenta que las empresas han adoptado las medidas de prevención, seguridad e higiene oportunas. Por ejemplo, ¿sabías que los autobuses urbanos de Murcia son los primeros de España en obtener la certificación Stop Covid-19 de la Agencia para la Certificación de la Calidad y el Medio Ambiente (ACCM)? Con este sello verifican que los vehículos ofrecen las máximas garantías de seguridad en el transporte de pasajeros.

La movilidad compartida: carsharing, bicisharing, motosharing, kicksharing y carpooling

El carsharing, bicisharing, motosharing y kicksharing son los medios de movilidad que más empuje han cobrado en los últimos años. Consiste en un servicio que pone una flota de vehículos privados a disposición de un público inscrito en una plataforma. Lo usuarios encuentran la ubicación del coche, la bicicleta, moto o patinete eléctrico que buscan a través de una app o web. Los pueden usar cuando quieran y normalmente pagando por minutos de uso. Share Now o Zity son algunos ejemplos. 

Con carpooling, en cambio, nos referimos a cuando alguien de forma privada comparte un trayecto con otros que le pagan una cantidad determinada. Blablacar sería el ejemplo más conocido.

Todas estas opciones tienen grandes ventajas económicas y para el medioambiente, sobre todo si hablamos de vehículos eléctricos. Es más, si generan su energía de fuentes renovables el círculo para proteger el medioambiente se cierra. 

¿Es seguro compartir vehículo tras el COVID-19?

Aunque es un medio más seguro que el transporte público porque evitamos aglomeraciones, no lo es tanto como el transporte individual que veremos más adelante. Eso sí, si vas a compartir vehículo con personas con las que convivas o existe un contacto físico frecuente el riesgo es menor. En cambio, con personas con las que estos requisitos no se cumplen las mascarillas son obligatorias e incluso recomendado el uso de guantes. Para tu tranquilidad, algunas de las medidas para evitar contagios que han incorporado ciertas empresas son: toallitas hidroalcohólicas e higienización y desinfección de vehículos y cascos entre usos.

Nuestros medios de transporte sostenible favoritos

Puede que para frenar los rebrotes del COVID-19 elegir el transporte individual sostenible tiene un gran futuro hoy en día. El uso privado de la bicicleta, los patinetes e ir andando son útiles al menos para: 

  • Mantenerte en buen estado físico. 
  • Contrarrestar las limitaciones de aforo en el transporte público.
  • Evitar que los vehículos, aun siendo compartidos, continúen elevando los niveles de contaminación en las ciudades.

Como ves, aún es posible moverte de forma sostenible. No obstante, es muy importante seguir las indicaciones para limitar la propagación del coronavirus que indica el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. También es clave respetar siempre las indicaciones de las autoridades sanitarias.  

Cuéntanos, ¿qué transporte o medio de movilidad sostenible elegirás para desplazarte durante esta “nueva normalidad”?

Qué es el suprarreciclaje o upcycling explicado con ejemplos

Si no estás muy seguro de qué es el suprarreciclaje o upcycling te lo explicamos con ejemplos prácticos que puedes aplicar en tu día a día. Ya te avanzamos que es un modo muy imaginativo de ayudar al planeta. 

¿En qué consiste el suprarreciclaje?

También utilizamos el término en inglés upcycling como sinónimo. Con ellos nos referimos a la reutilización creativa de residuos, productos o materiales de todo tipo. La condición es que ese “algo” ya no sirva, sea antiguo o esté fuera de uso. El fin último: que se convierta en un objeto útil de valor. 

¿Cuáles son las ventajas del upcyling?

Se nos ocurren al menos 10 beneficios: 

  1. Alargamos la vida útil del producto.
  2. Minimizamos nuestro impacto medioambiental. 
  3. Promovemos el consumo responsable y evitamos el temido “usar y tirar”.
  4. Ponemos en marcha la economía circular ya que reutilizamos materiales.
  5. La cantidad de recursos que empleamos como agua o energía son menores.
  6. El reciclaje creativo es una forma única y original de reducir nuestra huella en el planeta. 
  7. Un proceso muy divertido en el que podemos involucrar a toda la familia. En Global París creemos fundamental inculcar el respeto y cuidado por el medio ambiente desde pequeños.
  8. Evitamos que toneladas de residuos contaminen el planeta, lleguen a los lagos, mares, océanos…Y perjudiquen también la salud de los seres humanos.
  9. Ahorrarás dinero. Tu bolsillo y el medioambiente te lo agradecerán. 
  10. Reducimos la cantidad de CO2 que emitimos a la atmósfera ya que no extraemos materias primas para crear otros nuevos productos. 

Ejemplos de reciclaje creativo o upcycling

Recopilamos ejemplos de suprarreciclaje que diversas marcas llevan a cabo hoy en día. Además, algunas de ellas podrás hacerlas en casa, ¡imaginación al poder!:

  1. Collares con papel de revista antiguas. 
  2. Crear cinturones y llaveros a partir de neumáticos de bicicletas.
  3. Transformar una lata de conserva de vidrio en un portavelas.
  4. Convertir una cesta en macetero.
  5. Fabricar mobiliario como sillas o mesas a partir de productos no biodegradables como cápsulas de café o colillas.
  6. Accesorios y maletas de viaje creados con tejidos que se obtienen de aviones.
  7. Realizar una lámpara a partir de un instrumento musical como una batería.
  8. Convertir tus calcetines de adulto en leotardos de bebé. 
  9. Usar un neumático de coche como asiento de columpio
  10. Confeccionar tu propio monedero con las chapas de las latas de refresco.

¿Y qué ocurre si las manualidades no son tu fuerte? Que tenemos la suerte de que haya tanto empresas como particulares que están dispuestos a reutilizar esos residuos que a ti ya no te hacen falta. Antes de tirarlo, dáselo a un manitas.

Esperamos que, después de conocer qué es el suprarreciclaje o upcycling, mires con otros ojos a todos esos objetos que tienes olvidados en el trastero. ¡Dales una nueva vida más sostenible y comprometida con el medio ambiente!

Qué es la chatarra o basura electrónica y qué hacer con ella

 ¿Sabes que según las últimas estimaciones en 2030 generaremos 74,7 millones de toneladas de basura electrónica a nivel mundial? De hecho, en 2019 ya generamos 53,6 millones de toneladas de residuos electrónicos, según el «Global E-Waste Monitor 2020» de Naciones Unidas. Creemos que es el momento de dejar claro qué es la chatarra tecnológica y cómo ocuparnos de ella para proteger el medio ambiente:

¿Qué es la chatarra o basura electrónica?

Chatarra tecnológica, basura electrónica o residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Todas estas expresiones significan lo mismo. Engloban a dichos aparatos tecnológicos, incluidos los componentes, subconjuntos y consumibles que forman parte del producto cuando se desecha, de acuerdo con el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero.

Categorías RAAE o ejemplos de basura tecnológica

Según el Real Decreto antes mencionado, existen 7 categorías de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE):

1.       Aparatos de intercambio de temperatura, como los aires acondicionados, los frigoríficos o congeladores.

2.       Monitores, pantallas y aparatos con pantallas de superficie superior a los 100 cm2. Podría incluirse televisores, portátiles y marcos digitales para fotos con tecnología LCD, entre otros muchos

3.       Lámparas, como las LED y fluorescentes.

4.       Grandes aparatos (con una dimensión exterior superior a 50 cm). Aquí encontraríamos a las lavadoras, secadoras, lavavajillas, cámaras, hornos eléctricos…

5.       Pequeños aparatos (sin ninguna dimensión exterior superior a 50 cm). Aspiradoras, instrumentos musicales, tostadoras, básculas, cámaras, maquinilla de afeitar, etc.

6.       Equipos de informática y telecomunicaciones pequeños (sin ninguna dimensión exterior superior a los 50 cm). Teléfonos móviles, GPS, calculadoras de bolsillo e impresoras serían algunos ejemplos.

7.       Paneles fotovoltaicos grandes (con una dimensión exterior superior a 50 cm).

chatarra-electronica-basura-que-es-global-paris3

¿Por qué es importante gestionar y tratar correctamente los RAEE?

En su mayoría, la basura electrónica contiene sustancias, aceites y gases peligrosos como el plomo, el mercurio, los hidrocarburos o el amoniaco que pueden afectar al medio ambiente. Como consecuencia: el cambio climático sufre un nuevo empuje. Por si fuera poco, también la salud humana sufre al existir niños y adultos expuestos a humos y partículas tóxicas. Incluso, podrían ingerir alimentos y agua contaminada. Ante esto, ¿cómo quedarnos de brazos cruzados?

¿Qué podemos hacer con la chatarra tecnológica?

Indicamos 3 caminos que puedes recorrer para ocuparte de los RAEE:

1.       Tirarlo sin más. Este es el único camino que nunca deberías transitar. Si te preocupa la salud del planeta y la de ti mismo está prohibido el paso.

2.       Practica el consumo responsable. Hazte esta pregunta: ¿Seguro que no puedes reutilizar ese aparato tecnológico? Algunos funcionan y los desechamos porque queremos estar a la última en tecnología, ¿cierto? Pero, quizás, aún sea útil para alguien que no cuenta con ese dispositivo o te sirva para una segunda residencia, por ejemplo. Si está averiado, ¿por qué no intentas repararlo? Consulta con el servicio de mantenimiento antes de decidir. Si obtienes un ´no por respuesta continúa al siguiente punto.

3.       Recicla y olvídate de los mitos. Mediante el reciclaje estaremos ahorrando materias primas, energía, agua y reduciendo los gases de efecto invernadero. Para ello, existen varias alternativas:

  • Acercarte a la tienda donde vayas a comprar un aparato nuevo y dejarlo allí. Ellos se encargarán de gestionarlo.
  • Si no vas a comprar otro, deposítalo en un punto limpio.

El siguiente destino de estos residuos será una planta de reciclaje autorizada como la nuestra, eRecycling. En estos centros sometemos a esta basura electrónica a varios procesos:

  • Descontaminación.
  • Despiece.
  • Clasificación de materiales.
  • Trituración.

En nuestra planta de tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos podemos recuperar unos 1.500 kilogramos de pequeños aparatos eléctricos y 20 frigoríficos cada hora. ¿Te das cuenta qué fácil es apostar por la economía circular y el consumo sostenible? Además, ofrecemos un servicio integral y también nos encargamos de la gestión documental y del transporte.

Cuidar del planeta y del medio ambiente es compromiso de nuestra empresa, ¿te unes a él?

10 consejos para cuidar el medio ambiente desde casa

¿Sabes que puedes cuidar el medio ambiente sin salir de casa? Únete a nuestro compromiso de proteger el mundo en el que vivimos con estos 10 consejos:

  1. Luces fuera. En la Región de Murcia tenemos unas 3.000 horas de sol al año. ¿No crees que sería una pena no aprovecharlas? ¡Apaga las luces para luchar contra el cambio climático!
  2. ¿A dónde van esos líquidos que arrojas por el desagüe? Algunos como el aceite o la pintura son productos que pueden llegar a contaminar el agua. Así que, busca un punto limpio y, ¡recíclalos!
  3. Desconecta los aparatos eléctricos para “conectar” con el planeta. A pesar de no estar encendidos, la televisión, la cafetera o las lámparas, por ejemplo, realizan un consumo de energía “silencioso”. Desenchúfalos y notarás también la diferencia en tu bolsillo.
  4. Recicla. Si queremos avanzar hacia un modelo sostenible y respetuoso con el mundo no nos valen excusas. Pásate por nuestro artículo para desterrar 10 mitos sobre el reciclaje (url blog) y deja de justificarte.
  5. Un día de lluvia es una oportunidad para quedarte en casa y cuidar del medio ambiente, ¿cómo? Dejando recipientes para recoger esa lluvia con la que después regarás las plantas. 
  6. ¿Y si usamos la tecnología a nuestro favor? Descárgate apps que te ayuden a estar más concienciado del cambio climático, sus causas, consecuencias y soluciones (url blog). Así, dejarás de sentir este problema como algo ajeno. 
  7. Antes de tirar algo, pregúntate: ¿lo puedo reparar, renovar o reutilizar? Probablemente la respuesta sea “sí”. Por ejemplo, cuando se rompa un electrodoméstico intenta arreglarlo antes de comprar uno nuevo, sustituye las servilletas de papel por unas de tela o convierte una lata de refresco en un lapicero. Así, sin darte cuenta, estarás aplicando algunos principios de la economía circular en casa.
  8. ¿Cómo lavas tu ropa? ¡Dale un respiro a la capa de ozono! Elige suavizantes ecológicos y detergentes con ingredientes naturales. La mayoría hoy en día contienen productos químicos derivados del petróleo, así que te tocará fijarte bien en la etiqueta. 
  9. Enseña a los más pequeños. Si tus hijos aprenden desde niños a cuidar de la naturaleza, cuando crezcan, palabras como “reciclar” o “ahorrar energía” serán parte de su día a día. Para motivarlos y que colaboren en casa inventa juegos. Por ejemplo, “el vigilante del reciclaje” deberá comprobar que la separación de vidrio, papel y plástico es correcta en casa. 
  10. Optimiza el consumo de agua. Este es otro de nuestros recursos limitados y escaso. Un dato para que te hagas una idea de cómo lo puedes malgastar: cuando dejas el grifo abierto durante 5 segundos perdemos 1 litro de agua. Son datos de la Fundación Aquae que, al igual que nuestra compañía, lucha por proteger el medio ambiente. Para reducir este gasto sustituye los baños por duchas más cortas de 5-10 minutos, cierra el grifo del lavabo cuando no lo uses y elige inodoros de bajo consumo. 

Queremos saber qué otros consejos conoces para cuidar el medio ambiente en casa, ¿y si nos los cuentas en comentarios?

Las causas, consecuencias y soluciones ante el cambio climático

¿Sabías que de forma natural el clima de la Tierra va cambiando?  El problema viene cuando, por acción del ser humano, estos cambios se aceleran. Te contamos cuáles son las causas, consecuencias y algunas soluciones para frenar el cambio climático:

¿Por qué se produce el cambio climático?

Como decíamos, en lugar de que el enfriamiento y calentamiento del planeta ocurra en millones de años, según marcaría el ciclo natural, acortamos plazos y se da en unos pocos. Aquí es donde entra en juego el llamado “cambio climático”. Éste es el resultado de la emisión de los llamados “gases de efecto invernadero”. Estos gases, como el dióxido de carbono o CO2, aumentan la capacidad de la atmósfera de retener el calor. Como consecuencia, se produce el calentamiento global del planeta.

Causas del cambio climático

Repasamos quiénes o qué son los principales responsables, no los únicos, de esta situación:

  • Los seres humanos. Generamos excesivos residuos. Reciclar, reutilizar y un consumo responsable ya no es un capricho sino una necesidad. 
  • La desmesurada tala de bosques sin control y la desaparición de selvas tropicales.
  • El uso intensivo de fertilizantes en la agricultura y la generación de metano por parte de la ganadería industrial.
  • La generación de energía mediante carbón, petróleo y gas natural, en detrimento de las energías renovables. 
  • El crecimiento de la población que conlleva, entre otros, a la sobreexplotación de los recursos naturales.

El transporte, alejado de un modelo de movilidad sostenible.

Consecuencias del cambio climático

¿Qué consecuencias tiene en nuestro día a día esta situación sin precedentes? Estas son solo algunas de las más llamativas:

  • Crece el nivel del mar por el deshielo de los polos.
  • Ciertos ecosistemas y animales están en peligro o al borde de la desaparición. 
  • Sufriremos fenómenos meteorológicos extremos. Sabemos que huracanes, inundaciones o sequías, por ejemplo, serán cada vez más comunes.
  • La subida de las temperaturas y la escasez de precipitaciones provocará un aumento de los incendios.

Como ves, nuestra supervivencia y la del planeta están en juego si no tomamos medidas.

¿Qué podemos hacer para luchar contra el cambio climático?

En Global París apostamos firmemente por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Por eso te contamos cómo los ponemos en práctica. Queremos que te inspires y tú también colabores en el cuidado y la protección del medio ambiente:

  1. Hoy en día seguimos trabajando para conseguir que todos los sistemas de alumbrado sean 100% LED. Por el momento, hemos andado la mitad del camino.
  2. Gracias a la planta de tratamiento de residuos, eRecycling, reducimos las emisiones de CO2 a la atmósfera. De hecho, hemos alcanzado más de 150.000 toneladas no emitidas.
  3. En el centro de tratamiento de Cañada Hermosa parte de la energía eléctrica que utilizamos proviene de fuentes 100% renovables. De hecho, esta energía la obtenemos de la descomposición de los residuos orgánicos.
  4. Reutilizar es otra de las máximas dentro de nuestro compromiso con el medio ambiente. Por ejemplo, en Desguace París más de 117.000 piezas de coche han sido ya reutilizadas. Es más, si a la reutilización le sumamos el reciclaje, somos capaces de aprovechar hasta el 95% de un vehículo fuera de uso. Así, solo eliminamos el 5% restante de su peso.
  5. Llevamos a cabo planes de reforestación. ¿Sabías que los árboles producen oxígeno, reducen la temperatura del suelo o captan agua para los acuíferos subterráneos? De ahí su importancia. 
  6. Optimizamos la gestión del agua, ¿cómo? Con la recogida de aguas pluviales y la reutilización del agua en los sistemas de producción. Es decir, no utilizamos agua de red en ninguno de nuestros procesos productivos. Además, contamos con un sistema de limpieza biológica del agua que utilizamos para lavar las piezas y en otras fases productivas en planta. 
  7. Para luchar contra la contaminación atmosférica utilizamos tecnología de control de emisiones, cortinas de agua antipolvo y filtros atrapa partículas de última generación. Con estos sistemas de recolección de polvo por dispositivo Ventouri y por filtración ganamos eficiencia de filtrado y ahorramos energía eléctrica.

Estas son 7 de las acciones que ponemos en marcha dentro de nuestro compromiso con el medio ambiente. Hay muchas otras que te invitamos a descubrir en nuestras redes sociales. ¿Qué otras soluciones para luchar contra el cambio climáticos nos propones tú?