Diez datos que desconocías de las energías renovables

Para algunos las energías renovables son una alternativa. Sin embargo, en Global París, creemos que hoy en día son la única opción para salvar al planeta. Son esa fuente inagotable que puede controlar el cambio climático. Por eso queremos regalarte estos datos que seguro desconocías de energías como la solar, la eólica, la geotérmica y la biomasa. Te darás cuenta de que es hora de que sustituyan a los combustibles fósiles como el gas, el petróleo y el carbón porque tienen una gran historia detrás y un gran futuro por delante: 

Las energías renovables y su historia 

Algunos creen que son un invento reciente a raíz del calentamiento global del planeta. Nada más lejos de la realidad. Conoce estos usos de las energías renovables en la Edad Antigua

  1. Nuestros antepasados más prehistóricos ya usaban la biomasa gracias a la invención del fuego. Sin embargo, la revolución industrial cambió esta tendencia e irrumpieron los combustibles fósiles.  
  2. La primera aplicación conocida de la energía cinética del viento se remonta a los egipcios. Esta civilización ya conocía la navegación a vela allá por el año 4500 a.C. y aprendieron a usar la fuerza del viento en su favor. 
  3. En la Antigüedad, romanos y griegos utilizaban la energía geotérmica para calentar las viviendas, las termas y como calefacción urbana. Aprovechaban ese “calor de la tierra”, instalándose cerca de acuíferos de agua caliente que podían llegar a los 150ºC. Hoy en día, Islandia es el país donde 9 de cada 10 viviendas se calientan directamente mediante esta energía.
  4. Los molinos son un ejemplo claro de aprovechamiento energético. El hidráulico o el de viento, para moler el cereal, los minerales o bombear agua se popularizaron en la Edad Media en Europa. 
  5. La primera central hidroeléctrica nació en 1880 en Reino Unido. Su primer vatio-hora fue generado gracias a la fuerza del agua.
  6. Thomas Alba Edison, además de inventar la bombilla, atesora más méritos ya que construyó la primera central eléctrica de la historia. A partir de ahí, crearon el primer servicio de luz eléctrica en la ciudad de Nueva York en 1882. En la época disfrutaban de él unos pocos privilegiados, 85 abonados. 
  7. De acuerdo con los datos de Eurostat, en 2018 la energía renovable representó el 18,9 % de la energía consumida en la Unión Europea. El porcentaje objetivo para este 2020 es del 20%, ¿lo conseguiremos? 

El futuro ya es presente: 3 innovaciones tecnológicas al servicio de las energías renovables

Como decíamos, las energías más limpias tienen un gran futuro. Actualmente son las aliadas de la última tecnología:

  1. Drones. Sobrevuelan los parques para el optimizar el funcionamiento de las plantas solares. Se encargan de tareas como: inspección, vigilancia, investigación, etc.  En la central de Enel Green Power de Totana ya está en marcha uno de ellos. 
  2. Blockchain y energías renovables van de la mano. En plantas como las de Barásoain y Tudela aplican blockchain como sistema de la trazabilidad. Éste garantiza el origen 100% renovable de la energía de la red.
  3. El Big Data y el Internet Of Things (Internet de las Cosas) se abren paso para cuidar de la Tierra. ¿Cómo? Para ocuparnos principalmente de tareas de mantenimiento preventivo (prever averías) y predictivo (para detectar patrones). El resultado: un aumento de la producción energética y ahorro de costes. 

¿Te han sorprendido estos diez datos sobre las energías renovables? Al menos esperamos que te hayan servido para unirte a nuestro #CompromisoGlobalConElMedioAmbiente. Si conoces otros datos interesantes nos gustaría conocerlos así que, ¡déjanos un comentario! 

¿Es lo mismo reutilizar que reciclar? Diferencias

No. La verdad es que reutilizar y reciclar no es lo mismo. Aunque para algunos pueda parecer obvio, estos términos suelen llevar a confusión. A veces se utilizan como sinónimos o se intercambian, cuando en realidad son acciones complementarias para darle un respiro al planeta. Conozcamos qué significa cada uno y algunos ejemplos:

¿Qué tienen en común “reutilizar” y “reciclar”?

Ambos se parecen en algo muy relevante: forman parte de la filosofía de economía circular. Esta aboga por cuidar del medio ambiente creando ciclos de producción cerrados, en contraposición a la economía lineal, que apuesta por producir, usar y tirar. Además, están incluidas en las llamadas “7Rs del reciclaje”.  A saber: reflexionar, rechazar, reducir, redistribuir y reclamar completarían el grupo. Todas son clave para lograr un futuro más sostenible y ahorrar recursos. 

¿En qué se diferencian “reciclar” y “reutilizar”?

En las siguientes líneas explicamos en qué consiste cada acción y cuáles son sus diferencias con ejemplos:

Qué significa “reutilizar” y ejemplos que ayudan al planeta 

Como su propio nombre indica, reutilizar es volver a usar un material, bien, producto u objeto para el mismo uso u otro distinto del original. El objetivo es darle una segunda vida. Un aspecto importante es que no implica una transformación como en el caso del reciclaje. ¿Qué conseguimos con ello? Extender su vida útil y reducir la generación de residuos. 

Algunos ejemplos de reutilización serían las manualidades elaboradas con revistas de papel o crear un florero a partir de una botella de vino de vidrio. También hay tareas de bricolaje como fabricar maceteros a partir de latas o sofás con pallets reutilizados. Otro ejemplo que nos encanta sería crear columpios y hamacas con neumáticos viejos, como los que reciben los compañeros de Desguaces París

Reciclar: qué significa y ejemplos 

El reciclaje consiste en sacar el máximo partido de residuos que vuelven a entrar en el proceso de producción. Dicho material pasará por una transformación en una planta de reciclaje que lo tratará para aprovechar sus componentes obteniendo materias primas para crear nuevos productos. Hablando desde nuestra experiencia en la planta de eRecycling, este tratamiento consiste, a grandes rasgos, en la separación y almacenamiento automático de materiales como el hierro, el plástico, el aluminio, el cobre, el poliuretano y el vidrio, además de la recogida de los gases contaminantes.

Eso sí, en primer lugar, es en casa donde comienza esta cadena de reciclaje. ¿Cómo? Con la selección y clasificación selectiva de los desechos en su contenedor apropiado: cartón, vidrio, plástico, orgánico…  La principal ventaja del reciclaje es que evitamos el consumo de nuevas materias primas.

Algunos ejemplos de reciclaje serían las bolsas de basura a partir de plástico reciclado, como las que usamos en Global París. Te invitamos a leer el artículo sobre reciclaje creativo para darle alas a tu imaginación y descubrir más ideas.

¿Tienes ya claro la diferencia entre “reutilizar” y “reciclar”? Si no, déjanos un comentario o pregúntanos en nuestras redes sociales.