10 mitos del reciclaje

¿Eres de los que se deja llevar por los mitos del reciclaje para, precisamente, no reciclar? Desmontamos diez de los más extendidos. Así te darás cuenta de la importancia de comprometerte con el medio ambiente y ya no tendrás excusa:

1. ¿Para qué reciclar si luego lo juntan todo en la planta de reciclaje?

El mito de los mitos. Seguro que lo has escuchado alguna vez, ¿verdad? En nuestra planta de reciclaje separamos, clasificamos y procesamos de manera automática cada material que recibimos: hierro, plástico, cobre, aluminio, vidrio y poliuretano, entre otros. Puedes visitar nuestro Centro de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (R.S.U.) de Cañada Hermosa y comprobarlo por ti mismo.

2. Los productos reciclados son de menor calidad

¿Sabías que hay materiales como el aluminio, el vidrio y ciertos plásticos que no pierden ni una pizca de calidad al reciclarlos? Deja de desconfiar e introdúcelos en tu día a día. Por ejemplo, en Global París usamos bolsas hechas con material reciclado y no podíamos estar más contentos.

3.Los materiales solo se pueden reciclar una vez

Tampoco es cierto del todo. Hay algunos que podemos reciclar de manera ilimitada o casi. Por ejemplo, el cartón podemos reciclarlo hasta en 2 o 3 veces.

4. Los camiones de recogida de residuos lo mezclan todo

Nada de eso. Los vehículos encargados de recoger la basura guardan un secreto en su interior: diferentes compartimentos para distintos residuos. Así que respira tranquilo. La próxima vez que veas uno y creas que lo mezcla todo, ¡por suerte no es así!

5. Las bolsas de plástico no son reciclables

Este tema genera bastante confusión. La verdad es que las bolsas que usamos habitualmente son de polietileno (PE). Por eso, la buena noticia es que este material es 100% reciclable. Otra historia distinta es que su reciclado sea más o menos complejo. Así que, si no las sustituyes por unas de tela u otro material sostenible, puedes reutilizarlas. Después, recuerda acercarte al contenedor amarillo más cercano.

6. Económicamente no conviene reciclar

Falso. Lo cierto es que al reciclar ahorramos recursos naturales como agua o energía, además de materias primas. Por ejemplo, en nuestra planta tratamos unas 61.000 toneladas de residuos al año y consumimos energía que procede del gas generado en el vertedero. ¿Ves como la economía circular nos permite el aprovechamiento de recursos y la reducción de las materias primas?


7. Reciclar en casa es complicado

La verdad es que no. Lo ideal es utilizar contenedores distintos para cada material. Pero si no tienes espacio, puedes usar una misma papelera y dividirla en dos o en tres partes con bolsas más pequeñas. Comienza y te darás cuenta del poco esfuerzo que supone.

8. Reciclar en el trabajo es muy difícil

¡Claro que no! Solo hay que colocar contenedores de reciclaje en los centros de trabajo como hacemos en Global París. Todo es proponérselo. Si no es posible, siempre puedes guardar lo que quieras reciclar en una bolsa y, de vuelta al trabajo, depositarlo en el contenedor que corresponda.

9.El proceso de reciclaje contamina más que la propia fabricación

No es cierto. Reciclar conlleva más beneficios ambientales que si fabricamos un producto desde cero. ¿Cómo es posible? Te ponemos unos ejemplos de nuestra propia experiencia: en nuestra planta de reciclaje existe un ahorro de emisión a la atmósfera de 150.00 toneladas por año de Co2.  Por otro lado, el transporte de los residuos contamina menos porque solo los trasladamos cuando alcanzamos una determinada cantidad. Así, realizamos menos viajes y el planeta respira mejor.

10. Las plantas de reciclaje quitan puestos de trabajo

Otro de los bulos. De hecho, el reciclaje de residuos es uno de los que más futuro tiene actualmente. Según diversos estudios, crea más empleo que la eliminación de residuos por incineración o en el vertedero.

¿Aún sigues creyendo en estos 10 mitos sobre el reciclaje? Te animamos a unirte a alguno de los eventos medioambientales que patrocinamos y a conocer eRecycling, nuestra planta de reciclaje encargada del tratamiento de residuos procedentes de Vehículos Fuera de Uso (VFU), Aparatos eléctricos y electrónicos (RAEES) y Materiales metalúrgicos.