Protector solar: cómo afecta al medio ambiente y las formas de evitarlo.

Con la llegada del verano tenemos que ser conscientes de que debemos protegernos del sol y usar protectores solares para que nuestra piel siga sana y fuerte. Lo que sí es cierto es que debemos tener en cuenta qué tipo de protector solar usamos, ya que los últimos estudios sobre el medio marino indican que las cremas de protección solar, habitualmente empleadas para protegerse de la radiación en la playa, liberan cantidades importantes de TiO2 contaminante (dióxido de titanio) en el mar, afectando a la vida marina.

¿Qué es el TiO2?

El TiO2 es uno de los ingredientes básicos de muchos protectores solares, actuando como protector contra los rayos ultravioletas (UV). Esta sustancia es segura para el uso humano, presente en pequeñas nanopartículas, pero el TiO2 concentrado o la exposición a largo plazo resulta tóxica para muchos peces y organismos acuáticos.

La mayoría de personas no conocen hasta qué punto los protectores solares pueden contaminar el océano. Además, no solo el dióxido de titanio (TiO2) es el culpable de esta contaminación, otros filtros considerados tóxicos son: la oxybenzona, el octinoxato, el octocrileno y las nanopartículas de plástico.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir mi protector solar? 

La forma de evitar la contaminación con nuestro protector solar es fácil: lee bien su etiqueta antes de comprarlo y evita que contenga estas sustancias tóxicas.

¿Sabías que cada año llegan a los océanos 25.000 toneladas de crema solar, según la organización medioambiental Green Cross? Estas sustancias alteran las condiciones de vida de los ecosistemas subacuáticos desde el Ártico hasta los remotos arrecifes de coral del sur del Pacífico. Según un estudio del Programa de la ONU para el Medioambiente y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), casi el 80% de los corales del Caribe han desaparecido en los últimos 50 años.

Sería importante contar con una prohibición a nivel mundial de este tipo de filtros UV en los fotoprotectores pero se trata de una medida lenta, por eso, un cambio en las formulaciones hacia alternativas biodegradables y naturales es una solución mucho más factible. Actualmente, no existe ningún tipo de regulación.

¿Qué puedes hacer tú mientras tanto? Utiliza cremas sin estos filtros y etiquetadas como respetuosas con el medio marino

Es nuestra responsabilidad hacer pequeñas acciones que ayuden al medioambiente y, en este caso, al medio marino. ¿Sueles mirar las etiquetas de los protectores solares que compras? ¡A partir de ahora ya no tienes excusa, únete a nuestro #CompromisoGlobalConElMedioAmbiente!